Problemas al soldar con TIG en acero inoxidable

La soldadura TIG es una técnica muy utilizada en la industria para soldar metales como el acero inoxidable. Sin embargo, como cualquier técnica de soldadura, pueden surgir problemas que dificultan el proceso. Uno de estos problemas es el amontonamiento de escoria en el interior de los caños de acero inoxidable al soldar con TIG.

Este problema se debe a que el material que brota hacia el interior del caño entra en contacto con el aire y se contamina abruptamente. Para evitar esto, una solución posible es inertizar el interior del caño con argón. La forma de hacer esto es insertando una manguera con argón, tapando ambos extremos del caño con cinta de papel, haciendo una pequeña perforación en ambos extremos, y dejando que el argón entre por un lado y salga por el otro, generando una pequeña corriente de argón que se encargará de llenar el interior del caño y desplazar el aire.

La técnica de inertizar el interior del caño con argón ayudará a evitar la formación de escoria y a conseguir soldaduras del tipo sanitarias. Además, es importante recordar que de no inertizar el interior del caño, los brotes de carbono que se generan son el lugar ideal para la proliferación de bacterias, lo cual puede ser un problema si el caño se utiliza para transportar líquidos como la leche.